Señor, por qué a mí?...
Si crees que el Señor te sigue llamando insistentemente a servir, no tengas miedo, inicia un proceso de discernimiento vocacional.